Últimas noticias

Perspectivas del sector inmobiliario en 2015

Las ayudas al alquiler en Madrid

Las viviendas de segunda mano empujan el incremento de compraventas

Máxima inversión inmobiliaria en terciario

10 métricas que analizan el mercado inmobiliario en España

10 Claves para el sector inmobiliario en 2015

Previsiones sobre hipotecas para 2015

Precio de la vivienda estable para el 2015

Casi 1 de cada 4 españoles vive de alquiler

En compraventa de viviendas, INE y Notarios gestionan datos diferentes

24/11/005

1

Anepa alerta sobre los riesgos laborales derivados de las bajas temperaturas, sobre todo en la construcción

La Asociación Nacional de Entidades Preventivas Acreditadas advierte que los contrastes de temperatura pueden favorecer la aparición de enfermedades respiratorias y pulmonares.

ANEPA, la Asociación Nacional de Entidades Preventivas Acreditadas, advierte sobre las consecuencias que las bajas temperaturas derivadas del periodo invernal producen en los trabajadores, así como la importancia de controlar la aparición de éstas en los lugares de trabajo, en especial cuando se realicen trabajos en exteriores, como en la construcción o la agricultura.

La hipotermia, tal y como indica Juan Carlos Bajo, Presidente de la Asociación Nacional de Entidades Preventivas Acreditadas (ANEPA), es una consecuencia de las bajas temperaturas en los lugares de trabajo y se ve favorecida en las épocas invernal, en especial ante las olas de frío, pueden generar trastornos que se reflejan en síntomas como:

• Agotamiento
• Oliguria (disminución de la orina)
• Depleción salina
• Calambres en pantorrillas, abdomen y miembros superiores
• Anhidrosis (sudoración insuficiente)
• Erupciones por calor
• Fatiga crónica leve
• Pérdida aguda del control emocional (inquietud, laxitud, irritabilidad, somnolencia)
• Posibilidad de contraer enfermedades respiratorias y pulmonares graves.

Ante estas situaciones, el Presidente de ANEPA recomienda mantener una temperatura adecuada de las calefacciones en los locales, en torno a los 20 grados, ya que los contrastes de temperatura entre el exterior y el interior pueden afectar también al rendimiento y la salud de los trabajadores. Además, se especifican una serie de medidas preventivas entre las que destacamos:

• Ingerir líquidos frecuentemente y en cantidades pequeñas (un vaso de agua cada 15 ó 20 minutos)
• La bebida más recomendable es el agua no carbónica a una temperatura de 9 a 12 ºC, aunque también es recomendable el té con limón o zumos de frutas (naranja, uva, tomate) diluidos en proporciones de tres partes de agua por una de zumo.
• Evitar la ingesta de alcohol, bebidas estimulantes y en particular bebidas con cafeína.

Pero la mejor medida, tal y como indica Juan Carlos Bajo, es “como siempre que hablamos de prevención de riesgos laborales, ser proactivo, solicitando la realización de mediciones de temperatura y humedad que nos permitan analizar la posible existencia de situaciones de estrés térmico. Asimismo, es importante aplicar medidas de protección como el aumento de ventilación y la regulación de paradas periódicas para evitar el aumento de la temperatura corporal por encima de los 38ºC, debido a la mala gestión de las calefacciones”.

 
facebookTwitterCanal YoutubeLinkedinSlideshare

Debes leer la clausula de tratamiento de datos para enviar el formulario

Tratamiento de datos personales

Enviar