Últimas noticias

El precio de la vivienda subirá en 2017

30000 viviendas de lujo a la venta en España

Informe de precios de vivienda en 2016, primer trimestre

Altamira Inmuebles gestionará 8000 viviendas nuevas hasta 2018

Los principales canales y criterios de búsqueda de vivienda de españoles

El stock de vivienda en España

Las exigencias del comprador de vivienda

El precio de la vivienda sube y seguirá subiendo en 2016

La vivienda y los hábitos de los españoles

La compraventa de viviendas sigue creciendo

17/11/011

0

Los programas electorales sobre vivienda son como tratar un cáncer con analgésicos

 La Plataforma por una Vivienda Digna cree que la mayoría de los programas electorales en materia de vivienda –en especial los de los partidos mayoritarios- son como “tratar a un enfermo de cáncer con analgésicos”. Se olvidan de causas, efectos y afectados y además, en algunos casos, traerían más crisis a medio plazo en un país ya devastado por las consecuencias de la vorágine crediticia.

La Plataforma por una Vivienda Digna observa atónita las propuestas de la mayoría de los partidos políticos para las elecciones del 20N, y afirma que son como tener a un enfermo de cáncer de pulmón en un momento crítico y que el tratamiento sea permitirle fumar y triplicar los analgésicos. El resultado: bienestar por unos meses y muerte segura después.

Para la PVD es absolutamente increíble que algunos partidos tengan tanto desprecio por los ciudadanos y por su país, que recuperen propuestas para intentar recuperar la burbuja como aumentar las desgravaciones por compra de vivienda (que nunca se han quitado) incluso con carácter retroactivo. A día de hoy todo el mundo sabe que la deuda privada es la causa principal de los problemas económicos de España, de la catarsis del consumo, del cierre de miles de PYMES y por tanto de buena parte del paro, y de medidas como la congelación de las pensiones o la bajada de sueldo a los funcionarios. El tan solo intento de insuflar aire la burbuja, a medio plazo, sólo traerá más deuda y por lo tanto más crisis para todos, incluyendo los propietarios de vivienda.

Para este colectivo se ha de deshacer, de una vez por todas, el agujero negro inmobiliario que está engullendo todos los recursos financieros disponibles y por ende, asfixiando la economía de este país y eso pasa por una profunda desinversión en el sector inmobiliario. En este sentido, propuestas como la socialización de perdidas inmobiliarias con la creación de un banco malo, sólo traerán más paro generalizado y más precariedad que afectará hasta a las entidades que empujan estas irreflexivas propuestas. La PVD se pregunta qué más tiene que pasar en este país para que nuestros responsables, retiren un modelo económico basado en el crédito y la especulación sobre la vivienda, que ha resultado ser un fracaso tan monumental, que ha terminado poniendo el país y su soberanía en manos de los especuladores internacionales.

Por ello esta plataforma pide a los ciudadanos que sean más inteligentes que los políticos que han gobernado hasta ahora y reclama a los españoles que exploren y voten a otras opciones políticas que se atrevan a “operar el cáncer y asegurarse de que el enfermo cambia de vida”, en vez de “darle analgésicos y permitirle que siga con las costumbres que le hicieron enfermar”.

Para la PVD, operar al enfermo y cambiar sus costumbres supone tomar medidas estructurales de verdad, que no recortes, que eviten el incremento artificial de precios de la vivienda, que eviten más sobreendeudamiento familiar, y que pongan fin a la corrupción sistémica que distorsiona toda la política económica del país para ponerla al servicio de un puñado de partidos, empresas y personas. Entre estas medidas, la PVD destaca la desligación del urbanismo de los ingresos de los ayuntamientos, el control de la financiación irregular de los partidos, la limitación de la cuantía y plazos de hipotecas, la bajada drástica del módulo de la vivienda protegida (el silencio sobre esto es tremendamente revelador) y la supresión de cualquier tipo de incentivos a la compra de vivienda, que son profundamente antisociales porque ayudan a los que más tienen y encarecen las viviendas de manera generalizada, mientras que además acaban indefectiblemente convirtiéndose en un mayor margen para promotores, banqueros y distintos intermediarios todo ello pagado con fondos públicos que se hurtan de otras iniciativas públicas absolutamente necesarias.

Además, es extremadamente urgente la extensión de medidas paliativas para los afectados por procesos de desahucio y la creación de un gran parque de vivienda pública en alquiler a precios bajos (el existente en Francia alberga a más de 10 millones de personas), utilizando el stock existente, que pueda solucionar la necesidad de vivienda económica de las familias y personas con problemas reales de alojamiento, sea cual sea la causa. El grave problema habitacional y económico se podría haber evitado si los 77.560 millones de euros que se han destinado desde 1979 a los incentivos a la compra de vivienda sólo desde el Estado central (también las comunidades autónomas han sumado suculentas ayudas a la compra), se hubiesen empleado, en vez de en intentar que todos seamos propietarios a crédito, en la creación de un parque de alquiler a precios económicos destinado a las personas con recursos más escasos.

En cuanto a otras propuestas de vivienda que tienen como positivo no inflar de nuevo la burbuja son para la PVD bastante superficiales en general, intentando paliar las consecuencias de las dificultades de acceso en vez de analizar y corregir sus causas; exponiendo vaguedades que no cambian nada o, lo que es peor, apostando por más construcción con sobreprecio en un país con el parque inmobiliario por habitante más grande de toda la UE y en el que sobran millones de pisos vacíos.

Para la PVD, lamentando las consecuencias que la crisis también tiene para miles de personas del sector inmobiliario que nunca tomaron decisiones, mientras se siga dificultando artificialmente que los precios en relación a los salarios vuelvan a niveles anteriores a los años 90, y mientras no se apueste de verdad por otros sectores productivos, estaremos abocados a una prolongación o incluso un agravamiento de la crisis. De nada servirá que el sector inmobiliario detenga su caída si eso implica olvidarse de miles de empresas de otros ámbitos y de las familias que han de pagar las viviendas. Por todo ello, con la experiencia acumulada desde el año 2003, la Plataforma por una Vivienda Digna quiere transmitir que las propuestas de la mayoría de los partidos -y en especial de los mayoritarios- en materia de vivienda son decepcionantes y serían, de llevarse a cabo, o inútiles, o incluso, a medio plazo, nefastas para una inmensa mayoría de ciudadanos. Ante la cercanía de las elecciones generales, pedimos por ello a los ciudadanos que exploren otras opciones políticas y que obren y voten en consecuencia para cambiar esta amarga situación.

Noticias relacionadas

Recurso de inconstitucionalidad contra la Ley Antidesahucios

'Que se depuren responsabilidades civiles, penales y también políticas por la burbuja inmobiliaria'

La Plataforma por una Vivienda Digna denuncia ante la UE el IVA superreducido para todas las viviendas

La Plataforma de Afectados por la Hipoteca celebra las medidas contra los 'abusos' en los embargos hipotecarios

Que la ministra Corredor anime a comprar vivienda en plena crisis es deplorable

Ver más