Últimas noticias

El precio de la vivienda subirá en 2017

30000 viviendas de lujo a la venta en España

Informe de precios de vivienda en 2016, primer trimestre

Altamira Inmuebles gestionará 8000 viviendas nuevas hasta 2018

Los principales canales y criterios de búsqueda de vivienda de españoles

El stock de vivienda en España

Las exigencias del comprador de vivienda

El precio de la vivienda sube y seguirá subiendo en 2016

La vivienda y los hábitos de los españoles

La compraventa de viviendas sigue creciendo

07/10/010

0

Se presenta un Código de buenas prácticas en materia de intermediación inmobiliaria.

 Cantabria es la primera Comunidad Autónoma que, desde hoy, cuenta con un 'Código de buenas prácticas en materia de intermediación inmobiliaria', tal y como han dado hoy a conocer, el consejero de Economía y Hacienda, Ángel Agudo; el presidente de CEOE-CEPYME Cantabria, Miguel Mirones; el director de la Agencia Cántabra de Consumo, Vicente Gozalo, y la presidenta de la Asociación Empresarial de Gestión Inmobiliaria (AEGI), Carmen Rodríguez.

Se trata de una guía, que aplicarán voluntariamente las empresas y profesionales del sector, y que regula la información que deben suministrar tanto a los vendedores y arrendadores como los compradores y arrendatarios. Además, incluye todos los documentos y contratos, visados y aprobados por la Agencia Cántabra de Consumo, que se formalizan durante el proceso de venta y alquiler tanto de viviendas nuevas como de segunda mano.

Por "el importante esfuerzo de información y transparencia que exige a todos los operadores en el proceso", según ha destacado Agudo, este código supone, en palabras de Mirones, "un plus para las empresas que lo adopten". "Ataca uno de los principales hándicap del mercado inmobiliario, que es la falta de transparencia", ha afirmado el titular de Economía.

Además, Agudo y Mirones han llamado la atención sobre la mejora en la competitividad de las empresas cántabras de este sector, al ser las primeras en contar con este código de buenas prácticas, "algo especialmente importante en la actual situación de crisis económica en la que el sector inmobiliario debe replantearse su futuro".

Además, Mirones resaltó tres puntos a su juicio significativos: La decisión de auto-regularse; la incorporación de un nuevo sector a los sistemas de calidad; y el Código como la mejor herramienta para luchar contra la competencia desleal.

Carmen Rodríguez ha coincidido en destacar la profesionalización y el impulso de la autorregulación del sector como "las únicas herramientas para prestigiar el mercado inmobiliario, para que el comprador se sienta protegido y asesorado".

El sello de calidad con el que contarán las empresas que se adhieran a este código indicará al comprador que "tienen los requisitos de solvencia técnica y financiera para llevar a buen término la operación", ha asegurado la presidenta de AEGI. "Será icono de calidad y garantía para el cliente".
Además, las empresas que se comprometan a aplicar estas buenas prácticas se adhieren al sistema arbitral de consumo, como mecanismo para la resolución de conflictos.

Más protección en el sector

Por su parte, el director de la Agencia Cántabra de Consumo ha repasado los pasos que se han dado en la Comunidad Autónoma desde 2006 hasta llegar a ser hoy "un mercado extremadamente seguro".

Así, Gozalo se ha referido a la ley de Consumidores de 2006 que marcó "un antes y un después" en la protección de los derechos de los compradores de vivienda nueva, y al desarrollo normativo posterior. En concreto, ha destacado la intensificación del arbitraje y de la inspección en el sector inmobiliario.
Para Vicente Gozalo este código supone un avance muy importante "al determinar con claridad las reglas de juego".

Noticias relacionadas

Como atraer compradores a tu vivienda

Desplome de las hipotecas y aumento de los alquileres frente a la compra

Las inmobiliarias cotizan con descuentos del 70% sobre el valor de sus activos

El mercado inmobiliario español es el menos atractivo de Europa

Las inmobiliarias cotizadas registran una pérdida neta conjunta de 103,19 millones de euros

Ver más